16 julio 2008

YES WE CAN

Una sola foto (de fet dues) foto m'ha alegrat el dia. Encara estic a temps de ser esportista d'elit!!Quan pensava que el meu (lleuger) sobrepès m'impediria arribar a ser un esportista professional, una foto robada de Ronaldo fet a Eivissa mentre va de passeig en barca ha evidenciat que si ell pot estar gordo i guanyar milions, nosaltres també.
Tot i que avui estigui ennuvolat a Barcelona, el sol ha sortit per a mi.

Foto: The Sun
Àudio: Ruby (Kaiser Chiefs)

09 julio 2008

Luz al debate

El Manifiesto en defensa del castellano que hace pocas semanas lanzó "El Mundo" y que fue respaldado por varios "intelectuales", entre ellos Delibes (que reconoce no tener ni papa de lo que pasa en Cataluña pero que se fía de fuentes que lo mantienen informado) ha provocado numerosas y contrapuestas reacciones.
Estoy profundamente en desacuerdo con el contenido e intención de dicho manifiesto, pero como me da pereza defender una vez más mi postura respecto a este tema (tildado por algunos, que curiosamente no viven en comunidades con dos lenguas oficiales, de "problemática") y creo que tampoco estoy capacitado para hacerlo, recomiendo leer el siguiente artículo escrito por Salvador López Arnal.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=69447



Audio:Mistaken For Strangers (The National)

07 julio 2008

Grande


Diumenge va tornar a ser diumenge. El darrer dia de la setmana –pels no anglòfons- va servir per descansar el cos i la ment després d’un segon dissabte destructiu. La ressaca va durar fins ben entrada la tarda; una tarda inoblidable.
Mai he sigut gaire amant del tennis, però cada cop sóc més aficionat. Aprendre a tornar pilotes, gràcies al curs que estic fent actualment, ajuda a que m’estigui aficionant a aquest esport tant estilístic. I ahir va ser un gran dia pels amants (i neoiniciats) d’aquest esport.
Vaig començar a veure el partit a casa dels meus tiets, encara amb la boca pastosa, però gràcies a la pluja (que va obligar interrompre el partit dos cops) vaig poder veure guanyar a Nadal des de casa meva, al sofà. El “All England Club” es va quedar petit pel millor partit de tennis que recordo i probablement pel millor de la història (diferents experts dixit). Tot i que Nadal va començar guanyant amb autoritat i Federer no podia seguir el ritme del manacorí, el encara número 1 va demostrar per què és el millor jugador de la història. Ajudat pel seu magníc servei (25 aces!) va remuntar el partit i va obligar a jugar el cinquè i definitiu set.
El darrer punt, el que sentenciava a Rafa Nadal com a campió de Wimbledon 2008, em emocionar com feia temps que no recordava. Em va posar tendre veure com un xaval humil plorava i com ploraven també els seus pares i familiars.
La humilitat i l’esportivitat que ha demostrat Rafa sempre (i Federer per descomptat) són elements tant importants com la seva força i tècnica per que l’admiri. M’agrada que no hagi perdut el nord, que valori la seva terra i els amics de tota la vida, que sigui un noi familiar i gens pretensiós. Sincerament, l'envejo.
Ahir Rafa va destronar al rei a casa seva i va encetar un nou capítol en la història del tenis. Felicitats Rafa.
Pd. Federer va demostrar un cop més que és un dels homes amb més classe del món, no només pel seu educadíssim comportament sinó també per com va vestir després que acabés el partit. M’encanta la seva jaqueteta blanca...
Àudio: Lucha de gigantes (Nacha Pop)
Foto: AP/Kirsty Wigglesworth

02 julio 2008

Drive i revés

Ahir vaig començar les classes de tenis que em portaran en pocs mesos a la final de Roland Garros. En una horeta no vaig suar res, però vaig aprendre a agafar bé la meva super raqueta Artengo (25€ al Decathlon) i a treure. No obstant, encara semblo una mica robocop.
De moment ni rastre d’aces, passing shots o globús, però tot arribarà.

Àudio : Corren (Gossos + Macaco).

Incroyable

Avui al matí he pogut veure un vídeo a diferents mitjans de comunicació on-line en el què es veu al President de França, Nicolas Sarkozy, enfadat amb un tècnic de so del canal France 3 per no tornar-li la salutació. El vídeo ha estat filtrat a la premsa, que ha aprofitat per a carregar un cop més contra el polític francès.
M’agradaria sortir en defensa d’aquest petit gran home que, tot i no ser sant de la meva devoció, es mereix el respecte que no li han concedit ni el tècnic de so que va decidir no contestar-li ni els mitjans de comunicació que tornen a donar titulars com “Sarkozy vuelve a perder las formas”.
El passat Febrer, Sarkozy va titllar a un agricultor de “pobre imbècil” perquè no li va estrènyer la mà. En aquell cas, Sarko va actuar com un polític prepotent i sense educació. Tanmateix, aquest cop no ha estat així. Mentre el tècnic de so li posava el micròfon abans de fer l’entrevista, l’actual President de torn de la UE el va saludar amb un educat “Bon dia senyor” que no va tenir resposta. És posible que el treballador de la tele pública francesa no voti a Sarko, jo tampoc ho faria, però crec que com a mínim hauria d’haver contestat, per deferència. Si aquest president no et cau bé no li fas la rosca o ni li concediexes ni un somriure, però la salutació l’has de fer (sempre i quan vulguis ser educat, és clar).
Desgraciadament, al comprovar que aquest tècnic no el saludava, le petit Nicolas va carregar amb un desafortunat “Cuando uno es invitado tiene el derecho a que la gente lo salude" que no justifico.
Això em recorda a molts veins de la meva escala als qui segueixo saludant cada dia tot i que no em tornin mai cap "Hola". Quina llàstima.

Àudio: Clubbed to death (Rob Dougan).

30 junio 2008

Lost o l’espiral del silenci

Segons wordreference.com (la María Moliner del segle XXI,) Lost vol dir “Perdut” en anglès. I així és com et sents, metafòricament parlant és clar, quan assisteixes impassible a una conversa entre seguidors de la sèrie nord-americana Lost.
Darrerament he conegut a gent que m’ha parlat molt bé d’aquesta sèrie que porta ja quatre anys en antena als EUA i que s’ha convertit en un programa de culte (tot i que jo no m’atreviria a catalogar-la així) a Espanya; entre ells una parella d’amics que estan totalment enganxats i de qui posaria la mà al foc que la activitat sexual ha minvat. Lost Tracta sobre les aventures i desventures que viuen uns viatgers que volaven d’Austràlia als EUA i l’avió en el què viatjaven s’estavella a en una illa del Pacífic (està rodada a Hawaii). Doncs bé, el cas és que tot i que estiguin en una paratge en el què a priori no ha de passar gran cosa, els guionistes de Lost se les empesquen perquè els caràcters dels personatges entrin en col•lisió constantment i per que poc a poc transcendeixin els elements misteriosos que amaga aquest indret.
Però rebobinem una mica. Tot va començar un dissabte qualsevol, farà cosa d’un parell de mesos. Estava amb uns amics meus a un bar de Poblenou que abans es deia “No lo sé” i que ara es diu Bharma, un local normalet en el què posen cuabetes generosos. Doncs aquest bar té dues grans pantalles en les què emetien una sèrie amb subtítols. Pels altaveus només se sentia música de pub de dissabte a la nit, però tot i no poder sentir què es deia a la sèrie, em vaig quedar atrapat.
Vaig investigar (no gaire, tot s’ha de dir), fins que em vaig assabentar que la sèrie que projectaven es deia Lost. De fet, tant el nom de Bharma com la decoració del local està inspirat en la sèrie. A partir d’aquell dia vaig començar a veure elements de Lost per tot arreu (com quan et diuen que algú que coneixes s’ha quedat embarassada i a partir d’aquell moment només veus dones amb bombo) i a conèixer gent que hi estava enganxada.
Però la gota que va fer vesar el got va ocórrer la setmana passada, quan sopant amb la parella “sense sexe” (és broma nois!) i una amiga d’ells em vaig quedar més penjat que un fuet. En aquella taula farcida de viandes improvisades vaig patir una variant de l’espiral del silenci: no podia dir el què pensava, simplement perquè no tenia res a dir. Així que al dia següent vaig anar a la facultat i vaig agafar els primers capítols.
Ara ja puc dir amb el cap ben alt que sé qui són en Jack, en Hurley i sobre tot la Kate. Mai havia estat tant fàcil tornar a la societat. O mai havia sigut tant dur mantenir-se dins d’ella.

Àudio: Struggle for pleasure (Wim Mertens)

Eurocopa i derivats

Feia dies que volia escriure sobre l’Eurocopa i les conseqüències que ha tingut aquest esdeveniment esportiu a les nostres vides, i no parlo a nivell sentimental, sinó purament quotidià.
Em sembla bé que es celebrin aquest tipus de competicions. Personalment només he vist tres partits: Espanya-Rússia, Espanya-Itàlia i Espanya-Alemanya, però per culpa de la cobertura desmesurada que han fet quasi tots els canals sobre el tema sembla que hagi vist tots els partits, lligueta inclosa.
Entenc que aquesta competició és noticiable per se, i molt més a Espanya, veient el bon joc i els resultats aconseguits per la Roja (merescuts, sense dubte). No obstant, crec que quasi tots els mitjans (en el format que sigui) s’han excedit en la cobertura que han ofert. El cas de Cuatro mereix ser estudiat a les universitats. Com pot un canal que es proclama generalista fer un abús tant descarat dels drets d’emissió sortosament aconseguits? Cal que dediqui prèvies de més de 24 hores a cada partit i que tots els seus periodistas s’omplin la boca “d’Ejpaña” i facin publicitat descarada del seu pròpi canal? Cal que durant el partit els comentaristas (que no callen i retransmeten com si fos un partit de ràdio) facin publicitat descarada també dels altres mitjans Prisa (la Ser i As)? És necessàri tot això?
Els mitjans d’informació, tot i que siguin privats, es deuen al poble, i li han de donar a aquest poble, amb òptiques pròpies, la informació més rellevant del moment. Això, però, no és fer un non-stop de l’Eurocopa durant tants dies seguits.
“Respect” és el lema escollit per la UEFA per aquesta Eurocopa. I em sembla d’allò més adient, tot i que la majoria dels comentaristes que han narrat aquest esdeveniment a Espanya s’ho han passat pel forro. M’ha enervat profundament sentir comentaris de periodistas (quan no són ex-seleccionadors beguts o gent de la faràndula que comenta el què que vol) que exaltaven el sentiment patriòtic espanyol com a únic, legítim, preciós i vertader. És lamentable sentir comentaris despectius cap a persones com Puigcercós o Urkullu que han fet públiques les seves preferències i s’han decantat per altres seleccions o cap a persones que se senten patriòtiques d’altres nacions que no són l’espanyola. I això sense entrar a valorar com és possible que tants seguidors de la Roja puguin entrar als estadis amb la bandera preconstitucional (la del lloro).
El partit d’ahir el vaig veure a casa d’un amic i de camí cap a casa meva amb la moto vaig haver d’esquivar hordes de seguidors que havien conquerit els carrers enfundats en banderes espanyoles i que et demanaven que toquessis el claxon a crits de “Viva España”, “Podemos” (lema cutre per a gent cutre) o “A por ellos”. Un cop a casa vaig haver d’aguantar gent que cridava pel carrer (demostrant el seu respecte per aquells que en poques hores s’havien de despertar per anar a la feina) o conductors de rallies frustrats que tocaven el claxon sense parar fins passades les dues de la matinada.
Lamentablement, ens queda tota la setmana –i més- d’autocomplanyiment i patriotisme barat. Sort que el castellà està perseguit a Catalunya que sinó…

Guanyadors de l’Eurocopa 2008: Cuatro i ZP (ara ningú se’n recorda de la crisi o, altrament dita, desacceleració accelerada).
Perdedors: els nacionalistas perifèrics i Media Markt.

Àudio: Ballas en Dallas (Manos de topo)

13 junio 2008

Simplement Radiohead

Qui m'anava a dir que veuria a Radiohead en concert, a escassos 2 quilòmetres de casa meva i per la cara. Després de la magnífica actuació que la banda d'Oxford va oferir anit al "concertòdrom" que s'ha convertit el Fòrum puc dir, tirant de clàssics, que ja puc morir.

La banda liderada pel pernil de Yorke va tocar durant prop de dues hores nous temes del darrer treball, In Rainbows, i els va intercalar sabentment amb clàssics d'anteriors discos. No va sonar Creep, ni Karma Police (la policia Carme en català) ni Let Down, una llàstima; no obstant, el torrent imparable de sons que brollaven dels altaveus van fer que m'evadís de tot i que se'm quedés una cara de tonto.

La il·luminació va estar a l'alçada de les circumstàncies. És més, crec que els efectes de llum van ser tant bons que fins i tot van eclipsar la música en certs moments. Hi va haver moments que em vaig sentir a la peli Encuentros en la tercera fase. L'acústica, contra tot pronòstic, va ser impecable. Personalment hagués apujat un pèl el volum, però em va sorprendre que se sentissin a la perfecció tots els instruments i fins i tot la inintel·ligible lletra cantada pel Tom.

La part negativa va ser l'afluència. Més de vint mil ànimes amarades i super trendies em van fer sentir una orca en una llauna de sardines. Amb prou feines em vaig poder moure vint centímetres en dues hores, i els gruppies que m'envoltaven em van 'agobiar' força amb els seus crits, "balls" i comentaris.

Durant el concert vaig poder conèixer el mític periodista i musicòleg Santiago Alcanda, presentador de Tresfusión a Radio 3. Ell, innocent, em comentava comentant aspectes tècnics del concert i comparava Radiohead amb altres grups desconeguts per a mi. Jo assentia i dissimulava la meva ignorància tant bé com podia. Semblava feliç. Jo ho era.

Àudio: Like spinning plates (Radiohead)
Foto: Portada del millor disc dels 90 i un dels millors de la història, Ok computer.

11 junio 2008

Què passaria si...

Què passaria si a la feina no robéssim post-its, fulls, ni bolis i a més treballéssim les vuit hores a tope i no miréssim ni el correu, ni fotologs ni yonkis.com?
Com afectaria això a l’economia de les empreses? I a la macroeconomia?
Què passaria si Ikea no vengués les galetes de xocolata?

Aquests són els dubtes existencials que m’han assaltat avui.


Àudio: Hansel i Gretel (Joan Miquel Oliver, gran descobriment).

04 junio 2008

Risorgimento virtual

Hace un par de años, si no recuerdo mal, empecé mis andaduras en el mundo 2.0 inaugurando un blog que llevaba por nombre “Utopia”. La época de las ilusiones y fantasías, sin embargo, han quedado atrás.
Más tarde, y aprovechando un viaje que tenía que haber durado un año, rebauticé el blog con el nombre del barrio en el que estuve residiendo: New Friends Colony. Éstas fueron las coordenadas que conducían a las aventuras diarias que me ocurrieron por aquellos lejanos lares.
Ahora, de nuevo en Barcelona y sin tener nada de mi vida claro, rebautizo otra vez este blog (mediante ceremonia atea, claro está) para poder escribir sobre lo que me gusta/inquieta/odio/me pasa. Cabòries, que en catalán significa “preocupaciones sin fundamento”, es lo que tenemos el 99% de los habitantes de los países ricos. Por eso -y por no considerarme una excepción- este será el nuevo cartel que presidirá mi nuevo blog.
Vuelven las tonterías, los sentimientos, los recuerdos, las chorradas y, evidentemente, las preocupaciones sin fundamento.

05 abril 2008

C'est fini

El blog “New Friends Colony” ha muerto. Los motivos de su defunción son que su dueño y autor, yo mismo, ya no vive en el barrio que lleva este nombre.
Hace algo menos de una semana que volví a Barcelona para desconectar de la vida que estaba llevando en Nueva Delhi, aunque cuando cogí el avión de vuelta a casa ya sabía que no volvería a ocupar el número 121 de este confortable barrio delhinés.
Aún me quedaban más de 8 meses para disfrutar y aprender en la India, pero ya hace unos días que tomé la decisión de volver a España definitivamente porque ni el trabajo que venía realizando ni la vida que estaba llevando me llenaba.
No ha sido ni un capricho ni un arrebato lo que me ha empujado a volver a Barcelona, sino la suma de diferentes factores que me impedían ser feliz. Pese a mi empeño en continuar con mi beca en otro país, cual fuera, me veo obligado a seguir mi camino en la ciudad que me vio nacer. C’est la vie.
Supongo que este post chocará a algunos lectores ocasionales, aunque mis más allegados ya están enterados del viraje que mi vida acaba de tomar.
Ahora estoy de nuevo en Barcelona, compuesto y sin novia; es decir, aclimatándome al primer mundo y buscando, por primera vez, trabajo.
En estos momentos no me apetece demasiado ni actualizar el blog ni contar las “no cosas” que me están pasando. Así que, cuando vuelvan las novedades a mi vida retomaré las riendas de este ciberespacio y contaré de nuevo mis desventuras (aunque seguramente no serán tan exóticas como las narradas hasta la fecha).
Así que, como dirían los Celtas Cortos, “nos vemos en los bares”.

Daniel

PD. Estimats becaris, aprofiteu la beca tot el que pugueu, i atresoreu moments i records únics. Jo i la monotonia Barcelona us esperarem aquí.

27 marzo 2008

Exspectátum

Las expectativas pueden resultar muy peligrosas.

Aunque creo que son necesarias, porque nos hacen avanzar en la vida, movernos, arriesgarnos, las personas que esperan en demasía (como es mi caso), se llevan muchas hostias en la vida; o dicho de otra forma, decepciones.

Aún así, prefiero correr, caerme y volverme a levantar a estar siempre sentado.

Audio: Hoy no me puedo levantar (Mecano) --¡qué grandes!--

24 marzo 2008

¿Qué quiero?

Pasear por la Rambla de Poblenou y llegar a la playa con una leche merengada del Tio Che en mano.

Darme un atracón de bravas, chipirones, navajas, bombas y pinchos morunos con "Els cavallers de la panxa rodona" en la Fuente, la Pili o el Manolo.

Una comida familiar y asistir al nacimiento de Roger(et).

Leer el periódico en el sofá mientras con la mano derecha acaricio la barriga de mi perro, Nil.

Un paseo por Finellodo con quien toca.

Una merienda en La nena. También con quien toca.


Audio:No cars go (The arcade fire).

23 marzo 2008

je veux seulement promener

Paseando por Old Delhi una niña me ha pellizcado en el brazo por no darle dinero mientras que alguien, desde un balcón, me ha escupido sin motivo aparente. Caminata enriquecedora a la vez que agotadora.

A destacar: las callejuelas llenas de tiendas, la gran mezquita de Delhi (y las vistas desde uno de sus minaretes) y la caótica vida que transcurre ordenadamente por el corazón de la antigua Delhi.

Audio: El idilio (Sr Chinarro).

The pink city

Jaipur es la capital del Rajastán, el estado más árido de la India y poblado por "tan sólo" 55 millones de personas. Esta región, se encuentra en el extremo occidente del país y forma frontera con los vecinos-"amigos" de Pakistán. La ciudad rosa, como también es conocida Jaipur (por el color ocre con el que pintan las casas y los palacios), no es muy bonita. Cuenta con cerca de 2,5 millones de habitantes, una zona fortificada, algún palacio, ruido y contaminación. Aún así, la mayoría de turistas que visitan el gigante asiático incluyen esta urbe en su itinerario, ya que queda de camino de otras dos ciudades, Jodpur (la ciudad azul) y Jaisalmer, la ciudad a las puertas del desierto.
A Jaipur fui con mi madre y su marido (Josep) de miércoles noche a viernes noche, aprovechando que me están visitando. Llegaron el domingo pasado, y el mismo lunes los envié a Benarés, la ciudad Santa para los hindúes. Pero volvamos a Jaipur.
Llegamos el jueves por la mañana después de un viaje en tren cama, y nos instalamos en el hotel Arya Niwas. El primer día visitamos el Palacio, donde aún vive un maharajá, el palacio de los vientos (el edificio más representativo de la ciudad y donde vivían las mujeres de palacio) y la zona fortificada. Paseamos entre bazares, pisé excrementos de diferentes animales y vimos vacas, monos, ratas, palomas, camellos, cerdos y personas. Nada fuera de lo normal aquí en la India.
Cenamos temprano y nos fuimos a dormir. Al día siguiente, visitamos bajo un sol de justicia (y cerca de 35 grados) el complejo astrológico que creó un noble (en el que se encuentra el reloj solar más grande del mundo, o eso dicen ellos), y asistimos a un festival de elefantes que hacen cada año. En el estadio Chaugan, dentro de la ciudad antigua, desfilaron decenas de paquidermos pintados para la ocasión. Al evento se colaron hombres con camellos y caballos, supongo que para dar más empaque y colorido. Pero tras una hora de ver pasar elefantes, nos fuimos a otro lado.
Cogimos un autorickshaw y le pedimos que nos llevara a una de las montañas que rodea a la ciudad. Allí, en lo alto, tras 45 minutos de baches y pitidos, divisamos una enorme hileras de casas bajas desordenadas de colores variados (aunque evidentemente predominaba el rosa): era Jaipur. Pero lo más impresionante no fueron las vistas (que junto al precioso atardecer resultaban mágicas), sino el ruido urbano que nos llegaba como un eco. Ladridos, cláxones, chillidos, conversaciones...escalaban por la falda de la montaña hasta llegar a nuestros oídos. Fue algo espectacular. La belleza de Jaipur apareció allí.

Audio: Read my mind (The killers).
Ya sé que hace muchos días que no escribo, pero la verdad es que no he pasado una buena racha y, por consiguiente, he dedicado mis horas de internet a hablar con amigos, familia y a fisgonear en fotologs y blogs ajenos (aunque si algo es público, no creo que la palabra más adecuada sea fisgonear).
Llegué a la India muy ilusionado, por el reto que tenía delante de mí y por la magnitud y complejidad del país. En pocos días hará 3 meses que pisé por primera vez el aeropuerto de Nueva Delhi, y muchas cosas han pasado (aunque no las haya explicado todas).
Los últimos días he hablado mucho conmigo mismo. Tengo dos hermanos, unos padres comprensivos, muchos amigos y una morro que me lo piso, así que nunca he estado acostumbrado a dialogar con mi álter ego. Con él, hemos analizado mi situación en este país, y ahora mismo estamos valorando los resultados.
Hay factores muy positivos de esta experiencia, claro está, y no creo que merezca la pena que repase ya que son evidentes ante cualquiera. Sin embargo, también los hay de negativos, como también era de esperar. El problema fundamental es que arrastro negatividad (más bien me la encuentro) en ambientes tan fundamentales como el laboral, el social o el ambiental (país).
Lo que quiero decir es que creo (espero) que se avecinan cambios. No pretendo alarmar a nadie, sino tan sólo ser feliz. Así que, en los próximos días intentaré escribir un poco más, en la medida que tenga cosas que explicar y en la medida que me apetezca.

Audio: everybody (me) is changing (Keane)

17 marzo 2008

Palabras balsámicas

Nunca es tarde para recibir una sesión de terapia emocional vía skype.
Sobre todo si resulta exitosa.

Gracias.

14 marzo 2008

Urban

Urban es una discoteca-restaurante situada en el barrio de GK I, entre el Inner Ring road y el Outer. El local está muy bien; tiene tres plantas y en el último piso hay una terracita muy mona en la que se puede cenar con vistas a la fea Delhi.
Ayer lo pisé por primera vez, ya que tras saber que Ruth había quedado para cenar con Verónica, su compañera de piso, y con una pareja de franceses, me apunté al plan. Los jueves, como ayer, es la noche de los Expat, o los expatriados, y el local se llena de blanquitos provenientes de Europa y los EEUU que van a menear el culito y a sentirse como en casa.
La cena no estuvo mal, y tanto las pizzas como las ensaladas que pedimos actuaron cual bálsamo en mi estómago bañado de curry. Con nosotros se sentó el dueño del local, Kash, el típico indio joven, guaperas moderno y con gafas de pasta que nunca ves por la calle.
El tipo es bastante majo, y tiene buen rollito con los españoles, algo que se tendrá que aprovechar. De hecho, es tan majo que, cuando trajeron la cuenta, nos invitó a todos (no es que pagará él, simplemente le dijo al reverencial camarero que volviera por donde había venido). De modo que, la cenita, sentó aún mejor, sobretodo gracias a los dos batidos enormes y deliciosos que nos trajeron de postres (el hecho de galletas Oreo era sublime).
Nos despedimos en la puerta, donde varios occidentales hacían cola ansiosamente, y me ofrecí a Marcos, un chico leonés que llegó hace un mes a la ciudad, a llevarlo hasta su casa.
Marcos vive en GK III, en un señor piso con una señora terraza. La verdad es que piso que veo, piso que es mejor que el mío, así que acabo recurriendo al precio que pago yo para consolarme. Mientras aparcaba la moto delante de su casa, un joven indio estaba fumando en el piso de debajo del suyo. Las gafas de pasta que llevaba nos sonaron, y sí; era Kash (el hombre dinero). Por casualidades de la vida, Kash y Marcos son vecinos, así que tomamos una copita (ellos), y me retiré a mi humilde morada.
Las mañanas las sigo perdiendo entre sábanas, solo, así que a partir del mes que viene me tengo que buscar alguna ocupación. ¿Yoga? ¿Clases de sexo tántrico? ¿De inglés? Estoy indeciso.

10 marzo 2008

La culpa la tuvo Mas Rabell

Anoche me emborraché a la salud de ZP en la Embajada. Tras pasar el fin de semana con Ruth, Gonzalo y Carlos en Chandigargh (la ciudad que diseñó Le Corbuiser) y Patiala, fui a la Embajada de España, donde habían instalado una pantalla de televisión grande en el jardín para que los expatriados siguiéramos, a través de Televisión Española, la jornada electoral.
Se sirvió queso curado y vino tinto, un Torres Mas Rabell, para ser exactos. Como el precio de los caldos es elevadísimo en la India, en cuanto tengo la ocasión de degustar alguno (y sólo me sucede cuando voy a la Embajada) acostumbro a pillar un buen pedal. Y ayer no fue menos.

Lo peor de la jornada: el retroceso de IU y la consolidación del bipartidismo en nuestro país.
Lo mejor: Génova está muy lejos de volver al Gobierno.

Pd. En cuanto pueda cuento cómo fue por Chandigargh y Patiala y cuelgo las fotos en "Mis fotos indias".

Escapada a Goa

Arambol es un pequeño pueblo situado en el extremo norte del estado indio de Goa, en la costa oeste de la India. Goa es a su vez un pequeño estado, de los más avanzados de la India en todos los aspectos, en el que desembarcaron los portugueses en su aventura asiática. Pero volvamos a Arambol.
Cada vez más turistas occidentales se desvían a este pueblecito en busca de tranquilidad y buenas playas ya que, en teoría, la zona sur de Goa es la más abarrotada. A la práctica, Arambol es un pueblo creado para los turistas hippies occidentales; un Port Aventura en el que pueden andar descalzos por las polvorientas calles y comprar muchos gadgets del mundo del hippismo, puesto que la calle principal de la población está plagada de tiendas que venden estos productos; desde papel de fumar a chancletas, pasando por pantalones y camisetas hippies, hasta bongos y bolsos.
La mayoría de los turistas, para mi asombro, procedían de Rusia e Israel. De hecho, en algunos bares servían desayunos "continental", "indio" y "israelí".
Aunque el pueblo no era gran cosa, por todo lo comentado anteriormente, sí debo admitir que contaba con restaurantes buenos y baratos, como el italiano Fellini o los situados en el acantilado -en los que podías cenar a la luz de las velas, y chiringuitos en los que te preparaban deliciosos zumos naturales al instante y a muy buen precio.
Los dos días y medio que estuvimos en Arambol (antes pasamos otro día en Panaji, la capital de Goa, y en Old Goa, donde quedan las iglesias católicas más importantes del estado), alquilamos una moto para movernos y poder salir del pueblo. La sensación de libertad que nos producía conducir entre la selva a 35 grados y bajo un sol de justicia es indescriptible. En el camino a las playas desiertas a las que fuimos nos encontramos con monos (y grandes), vacas, gallinas, perros...
También nos dió tiempo de darnos un masaje ayurvédico (procedente del estado de Kerala). A mi me lo dio un chico fornido y muy moreno, y a Àngels una chica delgadita y también muy morena. Nos los dieron en dos cabañas de bambú separadas y nos obligaron a ponernos unos tapa-rabos al más estilo tarzán. La verdad es que mi culito bañado de aceite y mezclado de arena (pues veníamos de la playa) le resultaría al pobre masajista de todo menos agradable. Aun así, se esforzó mucho, y tengo que admitir que me quedé roque en la "camilla" tras la hora de masajeo en la que me repasó las piernas, los brazos, la cabeza y el culete.
En uno de los paseos por la enorme playa que tiene Arambol, antes de ir a cenar, nos llamó la atención ver cómo en la arena compartían espacio un par de vacas y unos hippies que presumían hacer yoga.


Lo mejor de Goa: las iglesias de Old Goa, los paseos por Panjim, el masaje ayurvédico, las playas desiertas, las cenas románticas, los zumos naturales y los paseos en moto por la selva.
Lo peor: el perfil de visitante de Arambol, el retrete de nuestra habitación y la miseria rural.

06 marzo 2008

Luces, tumbas y relojes

El calor ya ha llegado a Delhi, y yo vuelvo a estar solo en casa. Acabo de acompañar a Àngels al aeropuerto, y temo que pierda el vuelo, pues me ha llamado hace poco diciendo que la están martirizando a controles de seguridad.
Me ha sorprendido ver militares apostados con metralletas en diferentes puestos de control de la terminal de salidas internacionales. Esto se parece más a Torrejón que al Barajas de turno.
Ahora, estirado en la cama, espero a que vuelva la luz de una santa vez. Me he tenido que duchar a la luz de las velas otra vez, y el romanticismo inicial ha dado paso a un desespero actual.
A la incomodidad de aclararte "todas" las partes del cuerpo a oscuras (con la dificultad que eso entraña), se le debe añadir que cuando se va la luz - y en mi casa se va un mínimo de dos veces al día- no tengo internet ni puedo usar el ventilador que hay en el techo de mi habitación; y no poder usar este aparato, me pone de los nervios, ya que la temperatura empieza a ser muy alta tanto de día como de noche.
Cambiando de tema, y consciente de que estoy escribiendo un post un poco embrollado, os contaré que hoy por la mañana hemos ido a visitar la Tumba de Humayun, de arquitectura mogol, que queda bastante cerca de mi casa. Primero me ha sorprendido el precio de la entrada (casi 5 euros los extranjeros y 15 céntimos de euro los nacionales); luego me ha maravillado el lugar.
No sólo los edificios que forman las diferentes tumbas que alberga el sitio son preciosos y proporcionales, sino que los cuidados jardines y fuentes que los rodean hacen del lugar un oasis en medio del caos, la polución, el ruido y la suciedad.
Aunque la ausencia de Àngels me entristece ahora mismo, intento animarme pensando en la excursión que haré este fin de semana (ya contaré donde y con quien) y en la visita de mis padres la semana que viene.
Eco, volvió la luz. Ya mismo cuelgo el post.

Pd. Àngels me ha regalado un reloj falso de la marca Tissot (pero que da mucho el pego y por el que me dan un año de garantía) que tenía visto en Kahn Market. En cuanto pueda subo las fotos que le he hecho así como las de Humayun.

Anotación tercera

En Nueva Delhi te puedes encontrar en un semáforo, de camino a casa tras la jornada laboral, a un enorme elefante montado por un chico, a tu izquierda, y una moto conducida por un hombre y con cuatro niños de paquete a tu derecha.


pd. En breve actualizaré y daré cuenta de mi viaje a Goa y otras peripecias. Advierto: habrá fotos.

29 febrero 2008

Alive

Hace varios días que no escribo en este blog; de hecho, creo que ha sido el parón más largo desde que llegué a Nueva Delhi. Las causas de tal inactividad son, como todo en la vida, variadas. Por un lado, el lunes por la noche llegó Àngels en su primera visita oficial -y espero que no última, con lo que no he tenido tiempo ni ganas de sentarme delante del pc a escribir. Por otro lado, no he gozado de una actividad extraordinaria estos últimos días ni he vivido situaciones inverosímiles. Bueno, de hecho, sí que las he vivido, pero el tiempo ayuda a relativizar las cosas y a no sorprenderte por escenas que los primeros días te ponían los pelos de punto.
El lunes por la noche salí de la oficina y me dirigí a casa. Descansé un poco y llamé a Kepi, un nuevo contacto que me pasó un español. Kepi es un indio de ascendencia nepalí que se dedica a hacer de taxista. Vive en mi mismo barrio, y resultó la receta ideal para ir al aeropuerto, ya que vas y vuelves a precio cerrado, algo que es de agradecer.
Me sorprendió que en el pequeño y polvoriento aeropuerto internacional Indira Gandhi te hicieran pagar para entrar. La muchedumbre espera fuera, mientras los chóferes de hoteles (con sus respectivos carteles de "Welcome Mr. Potato") y los familiares adinerados de los viajeros que llegan entran al hall. El tiquet cuesta sólo un euro, pero me pareció curioso el método usado para tener apartada a la gente "no deseable".
Y desde el lunes hasta hoy, poca actividad. Gandulería por las mañanas, comidas en el Blanco y cenas en un gran restaurante cercano a mi casa, y en uno cutre pero bueno y barato de Nizzamudin.
La única noche un poco diferente fue la presentación de unas marcas de aceite italianas y españolas que tuvo lugar en los jardines de la Embajada de España en la India. Copas, bandejas con aperitivos y poco más.
Esta noche nos socializaremos algo más, ya que hay un par de fiestas programadas. No obstante, iremos a dormir temprano porque mañana tempranito volamos rumbo a Goa. Objetivo: alquilar una moto, pasear por la playa, comer pescadito y darnos algún masaje.
No, no aspiramos a vivir grandes aventuras.

24 febrero 2008

Las dos caras de la India

El viernes fui testigo de una imagen que refleja fielmente las dos velocidades a las que se mueve la India, de hecho, las dos Indias que cohabitan pacíficamente, sin sobresaltos ni revueltas.
Al terminar de trabajar, sobre las 21 horas, me fui a casa de Ricardo con mi compañero de oficina, Agus. Allí nos encontramos a Manoj y Luis. Más tarde llegó el dueño del piso, Ricardo, acompañado de unos amigos suyos. Se trataba de una joven pareja india muy simpática y divetida.
Tomamos algunas cervezas mientras en la tele daban un partido de criquet; que coñazo de deporte. Pedimos unas pizzas y hacia medianoche nos fuimos a un bar pijo situado en el sud de Delhi, en el barrio de Saket.
Tabularasa es un bar-restaurante ubicado en la azotea de un moderno edificio. Aún me llama la atención ver cómo muchas oficinas modernas y elegantes se encuentran rodeadas de calles polvorientas y plagadas de baches.
El local estaba lleno de indios modernillos-pijos y algún occidental desfasado, como es de recibo. En el edificio delante, a unos 15 metros, decenas de obreros trabajaban a la luz de los focos levantando pilares y paredes. Hete aquí lo de las dos velocidades. Mientras unos afortunados -los menos- disfrutaban (-ábamos) de cervezas a diez euros, de música electrónica y de mucha niña mona pero ninguna sola, otros -los más- estaban dando al callo a las 2 de la madrugada sin arneses ni precaución alguna.
La estampa refleja a la perfección la metamorfosis que está viviendo el país, un gigante en el que unos pocos se están haciendo de oro gracias a que sus compatriotas son la mano de obra barata de todo el mundo. La India ya no es sólo miseria, suciedad, vacas en plena calle y un sistema de castas; la India es también Infosys, Tata, Wipro, Airtel y Reliance.
Aunque Tabularasa es demasiado pijo para mi gusto, estoy seguro de que volveré, aunque sea sólo para hacer una foto de la India actual.

22 febrero 2008

Con R de Rutina

Durante esta semana he saboreado por primera vez la rutina. Los días han ido pasando; sin sobresaltos, sin grandes vivencias, y ni anécdotas. Por la mañana he seguido apagando las tres o cuatro alarmas del móvil y me he seguido levantando con el tiempo justo para llegar a la oficina. En el trabajo, he seguido haciendo notas, las menos relevantes, evidentemente. Y por las noches, he alternado alguna cerveza con gente diversa en diferentes bares, con alguna cena acompañado y otros días solo en casa, con mis películas como única distracción. He pasado miedo con Bardem en "No es país para viejos", y me he excitado con una versión porno de "Caótica Ana", de Medem, que me he descargado por error.
El hecho más noticiable de la semana ha sido, tal vez, mis visitas al mecánico. La verdad es que cuando me compré la moto ya sabía que no tardaría en visitar un médico para ella. Y así ha sido.
El miércoles por la noche, al salir de trabajar, se desajustó el tubo de escape. Aunque funcionaba correctamente (todo lo "correctamente" que se le puede exigir a una moto como esta), hacía un ruido demencial. Me acordé de los "cholos" que apuran a sus motos de 50 cc cuando llegan, siempre de noche, a comprar al Opencor que hay debajo de mi casa de Barcelona.
La mañana del jueves, antes de ir al tajo, me pasé por el mecánico que me recomendó Manoj. Se llama Jamil, no habla inglés (para variar) y es bajito. Sus ropas supuran mugre y polvo, pero su sonrisa pícara seduce a cualquiera. Le dejé la moto y le expliqué como pude lo que quería que me arreglara. Le di la dirección de la oficina y al cabo de unas horas se presentó con la moto. Había arreglado el tubo de escape, pero a cambio me había quitado el único retrovisor que tenía. Le pregunté dónde estaba y, con una sonrisa marca de la casa y una encogida de hombros, me dio a entender que lo había vendido. No me enfadé, pues situaciones así se repiten a diario en este país, sino que le dije que al día siguiente (por hoy) volvería a su taller -que se reduce a una caja y herramientas tiradas en medio de la calle- para arreglar el cambio de marchas, poner una rueda delantera nueva y recuperar el retrovisor.
Hoy he vuelto a su taller, que está al lado de una gasolinera en Nizzamudin, pero un hombre que no sé exactamente qué hacía allí me dijo que Jamil estaba rezando, que volvería más tarde. Así que, le dejé una nota con lo que quería y cogí un autorickshaw para ir a trabajar.
A media tarde se han presentado con una sonrisa más exagerada aún, supongo que consciente de los billetes que me sacaría. He probado la moto (aún sin bautizar) y le he pagado los 10 euros que, tras cavilar un par de minutos y hacer cálculos con el móvil, me ha pedido.
Esperemos que el fin de semana me depare más novedades y experiencias. Y esperemos, sobre todo, que tarde en ver a Jamil.

Con R de Rutina

Durante esta semana he saboreado por primera vez la rutina. Los días han ido pasando; sin sobresaltos, sin grandes vivencias, y ni anécdotas. Por la mañana he seguido apagando las tres o cuatro alarmas del móvil y me he seguido levantando con el tiempo justo para llegar a la oficina. En el trabajo, he seguido haciendo notas, las menos relevantes, evidentemente. Y por las noches, he alternado alguna cerveza con gente diversa en diferentes bares, con alguna cena acompañado y otros días solo en casa, con mis películas como única distracción. He pasado miedo con Bardem en "No es país para viejos", y me he excitado con una versión porno de "Caótica Ana", de Medem, que me he descargado por error.
El hecho más noticiable de la semana ha sido, tal vez, mis visitas al mecánico. La verdad es que cuando me compré la moto ya sabía que no tardaría en visitar un médico para ella. Y así ha sido.
El miércoles por la noche, al salir de trabajar, se desajustó el tubo de escape. Aunque funcionaba correctamente (todo lo "correctamente" que se le puede exigir a una moto como esta), hacía un ruido demencial. Me acordé de los "cholos" que apuran a sus motos de 50 cc cuando llegan, siempre de noche, a comprar al Opencor que hay debajo de mi casa de Barcelona.
La mañana del jueves, antes de ir al tajo, me pasé por el mecánico que me recomendó Manoj. Se llama Jamil, no habla inglés (para variar) y es bajito. Sus ropas supuran mugre y polvo, pero su sonrisa pícara seduce a cualquiera. Le dejé la moto y le expliqué como pude lo que quería que me arreglara. Le di la dirección de la oficina y al cabo de unas horas se presentó con la moto. Había arreglado el tubo de escape, pero a cambio me había quitado el único retrovisor que tenía. Le pregunté dónde estaba y, con una sonrisa marca de la casa y una encogida de hombros, me dio a entender que lo había vendido. No me enfadé, pues situaciones así se repiten a diario en este país, sino que le dije que al día siguiente (por hoy) volvería a su taller -que se reduce a una caja y herramientas tiradas en medio de la calle- para arreglar el cambio de marchas, poner una rueda delantera nueva y recuperar el retrovisor.
Hoy he vuelto a su taller, que está al lado de una gasolinera en Nizzamudin, pero un hombre que no sé exactamente qué hacía allí me dijo que Jamil estaba rezando, que volvería más tarde. Así que, le dejé una nota con lo que quería y cogí un autorickshaw para ir a trabajar.
A media tarde se han presentado con una sonrisa más exagerada aún, supongo que consciente de los billetes que me sacaría. He probado la moto (aún sin bautizar) y le he pagado los 10 euros que, tras cavilar un par de minutos y hacer cálculos con el móvil, me ha pedido.
Esperemos que el fin de semana me depare más novedades y experiencias. Y esperemos, sobre todo, que tarde en ver a Jamil.

19 febrero 2008

Entre Ak-47 y Tomahawks

Hoy he tenido un día bélico. En el recinto ferial de Pragati Maidan, se clausuraba la feria de armamento DEFEXCO 2008, una muestra que ha contado con algunos expositores españoles (que si no recuerdo mal, se reducían a Indra y Navantia). Así que, he cogido un taxi y, cuál chico de los recados, me he acercado a ver de qué iba el tema. Al llegar, me ha resultado bastante difícil encontrar los stands que buscaba, porque el lugar es enorme, lleno de pabellones gigantes, y porque los 'maisanes' que trabajan allí no dominan el inglés.
Me he mezclado entre tanques, ametralladoras y helicópteros, y, finalmente, he encontrado el expositor de Indra. He llegado por los pelos, pues todo el mundo estaba recogiendo el material, pero aún he podido hacer una entrevista.
Al terminar, me he dirigido a Martin Lockheed, compañía que ha gozado de un espacio enorme y elegante. Allí, he entrevistado a Mr. Senke, un americano simpático y servicial.
Finalmente, me he paseado sin prisa por el recinto y he observado con detenimiento no sólo a varios grupos de militares indios con sus mejores galas que babeaban con las novedades armamentísticas, sino también a algunas familias con niños pequeños que se hacían fotos encima de misiles y minas antipersonas. Cuanto menos, curioso.
Al salir, he cogido un taxi. El chófer me ha puesto muy nervioso, ya que conducía con una mano mientras con la otra sostenía un cable de la radio y la sacaba por la ventana en busca de señal. Y es que, el partido de criquet que estaba jugando en ese momento la India contra Sri Lanka (país que está en guerra pero al que le sobra energías para competir en este deporte), era más importante que nuestra propia vida. Mi destino no ha sido la oficina, sino uno de los mejores hotes de la capital, el Taj Mahal. Allí he ido en busca de un par de grabadoras que han traído unos compañeros de Madrid que están de viaje por el país para hacer unos reportajes. En una habitación del sexto piso del lujoso hotel, he divisado por primera vez la ciudad. Ha sido todo un espectáculo ver en un mismo plano edificios altos, avenidas, campos de golf y parques rodeados de una neblina de contaminación. Aunque, en el fondo, era un paisaje hermoso.
Ya en Jor Bagh, he escrito la noticia, que finalmente se ha convertido en crónica, y después he llamado a Ruth. Habíamos quedado en ir al club de tenis a hacernos un masaje de aceite, bueno, mejor dicho, a que nos dieran uno de estos masajes tan sugerente, pero resulta que hoy, martes, cerraban. Así que, para no anular la cita (y sin ningún compromiso a la vista), me he acercado a su casa para cenar. Los embutidos ibéricos y el pan con tomate que hemos (he) degustado (engullido) me han sabido a gloria. Suerte que las próximas visitas me traerán mi ración de jabugo y chorizo.
Para los postres, nos hemos desplazado a un centro comercial que hay cerca de su casa, el Vasant Lok, y en un restaurante italiano hemos gozado con un coulant caliente acompañado de un helado de vainilla.
Con algún kilito de más (fui un iluso al pensar que me adelgazaría en este país), nos hemos ido a casa.
Y, como siempre, mientras escribo estas líneas a toda prisa, me están dando las tantas.

18 febrero 2008

Buscando la luz

Hay muchas cosas que me molestan de Nueva Delhi. Una de las que más es el horrible tráfico, que te puede dejar atrapado en una vía rápida sin salida. Una auténtica ratonera, incluso para las motos, puesto que aquí no existen los carriles y los coches bloquean todo el ancho de las calles. Es lo que me ha pasado esta tarde al volver a casa. Todo iba bien, con algún frenazo que otro y algún bocinazo de más, pero de repente, un coche averiado más un hombre que tiraba de un carro (algo habitual por estas calles) han coincidido en un mismo tramo y han bloqueado toda la avenida por la que ciruclaba. El resultado ha sido el de siempre: he tagado humo de coches, he gastado gasolina y he perdido tiempo.
Una vez en casa me he planteado qué hacer para cenar. En pocos segundos he llegado a la conclusión, una vez más, de que da mucha pereza cocinar para uno solo. Mucha más si, como es el caso, la nevera está medio vacía. Así que, he cogido de nuevo la moto y me he acercado a un "centro comercial" que hay cerca de mi casa, delante del hotel Crown Plaza. He notado como las miradas de toda persona que me cruzaba se clavaban en mi blanca piel, pero he hecho caso omiso. Debo ser el único occidental en varios kilómetros a la redonda.
He elegido un restaurante cochambroso pero auténtico, y he hecho el pedido a boleo. El camarero, sucio como el local, no sabía inglés, así que me he aventurado eligiendo diferentes platos. Por si acaso fallaba con la elección, he pedido también dal (que son lentejas) y nan (pan).
He cenado aceptablemente bien y por un euro exacto, aunque me empieza a cansar que mi nariz emane mocos cada vez que como platos indios. Me he levantado de mi sitio, puesto que el sitio no invitaba a sobremesa alguna, y me he dirigido a la moto. Por el camino he visto una especie de McDonald's indio, al que he entrado para comerme un cono de estos blancos, me apetecía algo de dulce tras la picante cena. Con la barriga llena y saboreando el helado, me he plantado delante de mi moto. Le he pagado las 7 rupias (12 céntimos de euro) al vigilante, que como de costumbre estaba sentado en mi scooty) y he puesto la llave en el contacto. En esas han aparecido un par de niños desaliñados, descalzos y risueños y se han parado delante de mí. No les iba a dar dinero, ya que no creo que sea lo conveniente, así que les he ofrecido el helado que me quedaba, y se lo han terminado de buena gana. Eso sí, no han articulado ni un gracias ni un adiós, como de costumbre.
A los pocos minutos de llegar a casa se ha ido la luz. Otra vez. Y justo cuando estaba a punto de ducharme. He encendido una vela y me la he llevado al baño. De las cortinas he colgado una linterna y, entre ambas luces, me he dado una ducha con cariz erótico. Me he puesto el pijama y la luz seguía sin aparecer. Mientras en mi apartamento no se oía un alma, el ruido de los generadores que algunos vecinos más preparados que yo tienen para tales ocasiones llegaba hasta mi habitación. Así que, me he puesto la linterna frontal y me he metido en la cama a leer un rato. Temeroso de acabar pronto las pilas, he dejado el libro y he dormitado un poco. Al cabo de una hora, cuando en esta latitud llegábamos a medianoche, varias luces se han encendido a la vez y me han despertado de un sueño cada vez más profundo. Vuelta a la normalidad.
Espero habituarme a estos pequeños (y no tan pequeños) inconvenientes, aunque para ello me tendré que armar de muchas velas, libros y paciencia.

16 febrero 2008

Momento mágico I

Estar en la taza del váter y que se vaya la luz.

Sangre de Toro en lugar de Ferreros Rocher

Escribo estas líneas en el ecuador del fin de semana, estirado en mi cama, aún sin hacer. Y lo hago porque, aunque espero vivir más experiencias entre hoy y mañana, no quiero olvidar lo que me ha pasado en las últimas 24 horas.
Ayer viernes me tocó, afortunadamente, ir a la Embajada de España a cubrir la presentación que la empresa española Indra hacía de su primera oficina en la India.
Aunque el acto empezaba oficialmente a las 19 horas, llegué unos cuantos minutos antes para hacer un 'approach'. En el enorme jardín, decorado para la ocasión y lleno de lucecitas blancas, varios operarios se apremiaban en colocar bien las sillas y el catering que servirían pocos minutos más tarde. Me presenté al primer grupo de hombres con corbata que parecían españoles y, acerté. Resultaron ser el director general de Indra y el responsable de defensa de la compañía. Mientras los invitados (altos funcionarios de defensa, empresarios, inversores etc) iban llegando, me senté con los directivos en el porche de la casa para mantener una conversación y sacar algo de información pues, como sucede a menudo en esta profesión, fui sin tener gran idea de la noticia que estaba crubriendo. La conversación fue distendida, y lo agradecí. Me dieron la información que necesitaba y detalles de los proyectos para la Índia. Hasta me quisieron colocar el titular de la noticia. En los gemelos dorados y los ostentosos relojes que llevaban se reflejaban las luces que se iban enciendo en el jardín. Tras la entrevista, charlamos un rato más, esta vez 'off the record', y me dieron sus targetas (yo, como buen becario que soy, no tengo aún tarjeta que intercambiar). Nos despedimos con un 'hasta luego', puesto que les prometí volver para charlar con ellos cuando saliera de la oficina. Al salir de la embajada me crucé con lujosos coches y elegantes invitados que iban llegando a la recepción.
Dos horas más, tarde volví a entrar por la misma puerta, esta vez acompañado de Agus. Muchos invitados ya se habían ido, pero aún quedaban unos pocos que charlaban en el jardín con la clásica copa en mano. Corbatas, joyas y dientes blancos fueron la tónica de la velada.
Antes de saludar al grupo de españoles que también estaba presente, me fui directo a la comida. En una gran mesa alargada se suceían bandejas llenas de comida caliente, dulces, panes y bebidas. Comí hasta la saciedad. Aproveché la calidad de los alimentos que había para comer, por primera vez desde que esoty aquí, pescado. El pobre chico que lo servía alucinó con los cuatro viajes que hice a su puesto.
Otro alimento que echo mucho de menos aquí es el vino. Por suerte, había barra libre también del líquido de Bacus y, aunque era Sangre de Toro, lo bebí como un alcohólico con síndrome de abstinencia y lo desgusté como si un Petrus se tratara. La guinda final fueron unos profiteroles y un brownie con helado y chocolate fundido por encima.
Con la barriga -que aún conservo- llena y varias copas en la cabeza, empecé a hablar con los españoles. Estaban Ricardo, Luís, Jesús, Ruth y otros que conocí en ese momento: Mar, Noelia, Tito y otro Luís. Salté de conversación en conversación, alucinando con los abstractos temas que se trataban. Reímos con Ion, y decubrí la parte humana que se esconde tras la diplomacia. La verdad es que me sentí muy pequeño a su lado, y disfruté con cada palabra que salió de su boca.
Pasadas unas horas, y cuando sólo quedaba el clan de los expatriados, cogimos los bártulos y nos fuimos a una discoteca de un hotel cercano. Entramos gratis porque el dueño había estado en la presentación y nos invitó a que pasarmos por allí. Pero como el ambiente estaba un poco muerto, nos cambiamos a la discoteca de otro hotel, el Ashock. Tomamos una copa más, la última para mí, y cuando empezaron a fallarme las fuerzas, me retiré a mi morada.
En la calle hacía frío, pero fue un placer conducir la moto por las calles vacías de la ciudad. En apenas 15 minutos estaba abriendo la puerta de mi casa y cinco minutos más tarde yacía medio muerto dentro de la cama.
Esta mañana me he levantado pasada la una. Me he vestido rápido y he ido al Lodi Garden, un parque cerca de mi trabajo, donde Gabi, una periodista mexicana, ha organizado un pic-nic con varios amigos suyos. De camino, he pasado por el sastre a recoger mis tejanos. Los había llevado porque el clásico agujero que se me hace en la entrepierta, debido a mi ámplia musculatura en los glúteos, se había hecho demasiado grande. Por suerte, apenas me han cobrado un euro.
En la hierba del Lodi Garden había un grupo de unas veinte personas: indios de clase alta, intelectuales, y europeos que trabajan en diferenes empresas en Delhi. Pese a que he conocido gente maja, en un par de horas me he vuelto a casa. Estaba cansado y quería reposar antes de salir esta noche.
Ahora, estirado en la cama, publico este post. Mañana, seguramente, renovaré la bitácora, siempre y cuando me pase algo interesante entre lo que queda del día y mañana. Así que, crucemos los dedos.

Por cierto, fotos nuevas en "mis fotos indias".

14 febrero 2008

Con el pie izquierdo

Así he empezado la jornada de hoy. Esta mañana, casi mediodía, he apagado todas las alarmas y notas de aviso del móvil, y me he levantado mucho más tarde de lo que quería, así que no he podido ir a comprar fruta ni otras cosas para la casa antes de ir a la oficina. Luego, ya en la moto y en el caótico semáforo que regula el tráfico de la avenida Mathura, y estando yo parado, un camión cisterna a pasado tan cerca de mí que me ha atropellado el pie izquierdo. Por suerte no lo ha pillado de lleno, sólo el exterior, y no me he quedado cojo.
En el trabajo, he llamado unas cinco veces al Ministerio de Medio Ambiente para poder entrevistar al responsable de un censo de tigres en la India que ha levantado mucha polémica, pero sólo me han dado largas.
Por suerte, las cosas se han ido enderezando.
He salido un poco antes del trabajo y me he acercado al India International Centre, donde proyectaban la película "Todo sobre mi madre", organizado por la embajada de España. Creo que me he emocionado viendo una panorámica de Barcelona, los taxis amarillos y negros, y la plaza Duc de Medinacel·li, por la que he pasado cada día durante dos años para ir a la universidad. Después del film, al que a parte de indios han acudido expatriados españoles, me he ido a cenar con algunos becarios del ICEX a un buen restaurante de Khan Market. El risotto con queso que he pedido le ha ido a mi estómago como agua de mayo. Tras la copiosa cena, un brownie con chocolate fundido y una bola de helado de vainilla en un local bastante chic, también en Khan Market, han puesto la guinda final.
Y ahora, pasada la medianoche, en casa. Duchado, cerca del radiador y solo. Como siempre. Una película y un poco de skype (si no se me va la conexión) ayudarán a enderezar este día que había empezado mal pero que ha acabado mejor.

13 febrero 2008

Adquiriendo una rutina

Hoy he decidido actualizar el blog. Llevo unos días sin hacerlo, pero es que tampoco he hecho nada remarcable ni he visto cosas que me sorprendan tanto como para comentarlas. Aún así, me he mantenido activo. De hecho, en esta semana estoy adquiriendo una rutina que tardaba en llegar.
Los últimos tres días he quedado con Ricardo, el chico catalán que trabaja para una empresa suiza, ya fuese para comer o cenar. Ayer fue para comer, y nos decantamos, una vez más, por el pijo Khan Market. Allí elegimos un restaurante bastante bueno -y caro- que tenía terraza. El sol, durante las primeras horas de la tarde, empieza a notarse, pero aún así estas semanas el clima es ideal. Pese a ello, en casa sigo encendiendo el mini-viejo calentador que me dejó Uma y me sigo poniendo los calcetines gruesos que me regaló mi amiga Font (m'has salvat els peus!).
Por la noche, después de la ofi, volví a casa y tras el ritual de rigor (encender portátil, ducharme, ponerme el pijama) vi una peli en la cama: La caja Kovac. Me gustó. Tal vez porque la comparé con la peli de bollywood del sábado. Además, el hecho de estar rodada en una preciosa Mallorca que me trae buenos recuerdos ayudó a sentirme un poco más cerca de casa. Tras el film, me quedé roque.
La mañana de hoy la he pasado entera en el Ministerio de Extranjería, al que he acudido para extender mi visado -acababa el 3 de marzo. Después de hacer varias colas, rellenar formularios (en los que me preguntaban el nombre de mi padre o el de mi esposo en caso de ser mujer) y aguantar de pie en una sala abarrotada por sijs, mongoles, africanos, árabes y occidentales, he abonado las 3.000 rupias correspondientes. Aunque me ha tranquilizado ver como sellaban mi pasaporte (ahora ya puedo entrar y salir del país), me ha disgustado comprobar que me lo han extendido sólo hasta el 3 de diciembre. Tal vez tenga que renovarlo una vez más para tres semanas...
Por la noche he vuelto a quedar con Ricardo. Primero hemos ido a su casa para que se cambiara de ropa, y ¡qué casa! El muy suertudo vive en un piso moderno, bien decorado, con sofás, televisor...me ha deprimido un poco pensar en mi frío y vacío piso. Tras copiarme un par de pelis que tenía en su portátil nos hemos ido a South Extension, un barrio que queda de camino a mi casa y en el que hay bares y restaurantes. En uno de ellos, el Morrison, hemos comido unas quesadillas (ir a la India para acabar cenando comida mexicana tiene delito) y unas patatas fritas. Pero pasadas las doce ya andábamos un poco cansados, asín que nos hemos ido cada uno a su casa. Con la moto, de noche, y aunque sea una tartana, he tardado apenas 10 minutos en llegar a mi apartamento.
Una vez en el A-121 de New Friends Colony, el ritual de siempre. Y ahora, cuando se me tira la madrugada encima otra vez, a dormir.

10 febrero 2008

Bollywood, pachanga y bodorrio*

*Estos son los titulares para este fin de semana. Vayamos por partes.

El sábado me levanté tarde. Nunca he sido de madrugar, y aquí, en Delhi, no voy a cambiar esta sana costumbre. Me desperté sobre las 7 para despedir a Pau, que se iba a Bombay para coger el avión a Sydney, pero volví cual zombie a mi super cama para seguir con mi REM. Pasadas las doce empecé a abrir los ojos. La luz naranja que entra por mi ventana y los gritos de los jugadores de cricket que ocupan cada fin de semana el patio que hay al lado de mi casa ayudaron a tal menester. Después, estuve leyendo un poco, viendo algún capítulo de Padre de Familia y dormitando. Todo, en la cama. Sobre las 17 horas decidí llamar a algunos españoles para ir a tomar algo y, al menos, salir de casa. Muchos no me cogieron la llamadas (verídico) y los que lo hicieron me mandaron a paseo. Con mucha educación, eso si. Supongo que ya tendrán tiempo de cogerme "cariño" y no verme como el huérfano que ahora soy. A todo esto, ya eran las 18h y seguía sin plan. Empezaba a oscurecer, así que me vestí velozmente y cogí la moto. Destino: Lajpat Nagar. Allí el bullicio era total. Gente de compras, vendedores ambulantes, coches en contra dirección, luces de neón, baches y perros...Lajpat Nagar es un barrio que lleno de vida y al que recomiendo visitar, aunque no un sábado por la tarde. Delante de la calle principal hay un centro comercial bastante pequeño pero moderno y como tiene una sala de cine me decidí a entrar.
Desde ayer ya puedo decir que he visto una película de Bollywood, ¡y en hindi!. Bueno, el idioma es lo de menos, porque gracias al bajo nivel del guión se entiende todo. Me hizo gracia como la gente aplaudía y se reía por cualquier broma. Como experiencia, no obstante, estuvo muy bien. Además, mi alto poder adquisitivo aquí me permitió comprar palomitas y una bebida grande, algo impensable en España.
Tras el cine volví a casa, algo más animado, y vi otra peli. Esta vez con buen guión y en el portátil.
Hoy, domingo, ha sido totalmente diferente. De hecho, he salido de casa a mediodía y no he vuelto hasta bien entrada la noche.
Por la mañana he ido a jugar un partido de fútbol con unos españoles a un campo algo lejos de mi casa. Más que campo de fútbol era un campo de patatas: con subidas, bajadas y baches. Eso sí, hemos contado con árbitro e línieres totalmente equipados. Todo muy profesional pese a la precariedad del entorno. En el equipo, a parte de españoles, había americanos y algún indio, mientras el equipo rival era 100% producción nacional: bajitos, morenos, delgados y correcaminos.
Los muy cabrones nos han ganado 2-0. Yo he jugado un partido pésimo. Un año sin deporte ha pasado factura. Me faltaba el aire, el campo se hacía grande a medida que pasaban los minutos, el sol era implacable y los rivales salían de mil lados. Saltaban, hacían faltas y cuando les pegabas una buena hostia no se quejaban. La verdad es que he repartido algún palo y me he quedado a gusto. Esta ha sido mi primitiva manera de resarcirme de la derrota. Al final del partido me he jodido un poco la pierna (un estirón, poca cosa) y he acabado suplicando aire como lo haría un fumador empedernido tras subir el Everest.
Tras el pitido final, el grupito de españoles nos hemos ido a comer a un griego muy elegante en el que nos han sablado: 12 euros por persona. Eso, aquí, es mucha pasta. Me lo he pasado casi mejor persiguiendo las motos de mis colegas por las calles de Delhi y saltándonos cualquier norma establecida (como hace todo hijo de vecino aquí) que en el partido. La verdad es que, ser una ciudad sin ley, a veces, tiene su encanto.
Por la tarde he venido a casa para ducharme y he salido pitando a una boda. El chofer de Efe, que despidieron la semana pasada, se casaba hoy. Shiw, que así se llama, debe tener unos 25 años, es bajito y morenito; indio, vaya. Es un poco holgazán, pero parece un buen tipo.
Al tema. Al llegar al restaurante (se han casado por la mañana y a lo que he asistido es sólo la celebración), que se llamaba La Lagoona, me esperaba Shilpi. Hemos entrado y saludado a los padres del novio. Les hemos agradecido la invitación y nos hemos mezclado entre los invitados. He acosado a todo camarero que portara una bandeja con comida y he hecho algunas fotos, sobretodo de la gente que bailaba enloquecida música india mezclada con reaggeton (ha sonado la canción de "dame más gasolina", inexplicable). Luego, ha llegado el embajador de España, Ion de la Riva, (porque el padre de Shiw trabaja en la embajada), y la madre nos ha hecho subir al piso de arriba, donde estaban preparando los platos para cenar. El salón estaba desértico, pero en unas mesas algo apartadas habían españoles compañeros de la embajada. Los padres del novio nos han dado en todo momento trato VIP, y eso nos ha permitido comer antes que nadie (aunque luego, cuando han subido los demás invitados, he repetido varias veces más). Para ser sincero, no me siento muy a gusto en el papel de VIP europeo, aunque en muchos actos y restaurantes te lo otorguen sin opción; siempre me he considerado del pueblo, casta baja.
Poco a poco han empezado a subir más invitados -habría centenares en todo el complejo- mientras otros seguían bailando en la disco. Yo, por mi cuenta, me he ido hinchando a base de comer platos variados. Los viajes al bufet se han sucedido tantas veces que me he llegado a sentir culpable, pero... "hemos venido a jugar", ¿no?
Sobre las 22 horas nos hemos despedido de los novios (a los que hemos dado un sobre con dinero a modo de regalo), de los padres y demás invitados, y hemos tomado rumbo a casa. Shilpi, que había venido con un taxista privado, me ha dejado delante de mi casa, un gesto que mi barriga llena, mi pierna dolorida y yo hemos agradecido.
Luego, lo de siempre. Ducha, pijama e internet. Y ahora, a dormir, que mañana es lunes.

Pd. Las fotos, como siempre, en el link "mis fotos indias".

08 febrero 2008

Los Ferrero...a la vuelta de la esquina

Esta tarde he ido con mi compañera Marta a una charla informal de periodistas españoles con la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que está en la ciudad para asistir a una cumbre sobre desarrollo sostenible. El acto, que ha tenido lugar en la residencia del embajador en la India, Ion de la Riva, ha transcurrido en una bonita sala con una mesa central (en la que había café para todos, como tras la Constitución, y galletas), que separaba la diplomacia del periodismo. El edificio donde vive el embajador es anexo a la embajada y está en un elegante barrio bastante cerca de mi oficina.
En la comitiva inquisidora había un periodista de El Mundo, una de El Periódico, una mexicana que trabaja para El País, uno de La Vanguardia, Marta y yo. Esta vez he ido más como acompañante que de periodista, porque aunque he apuntado lo que se comentaba, mi única misión ha sido hacer unas fotos a la ministra mientras departía con nosotros.
El ambiente ha sido muy relajado. Las tazas y los platitos para el café tenían el escudo de España, y el servicio -indio- llevaba la bandera española en los hombros, a modo de galones. La verdad es que no les quedaba del todo bien, ya que todo el traje era blanco inmaculado. Por lo que he podido constatar una vez más, aquí los locales que te tratan como Sir acostumbran a ser demasiado pesados. Esta vez, por ejemplo, me han querido rellenar la taza de café unas cuatro veces.
La casa en la que vive de la riva tiene un recibidor mal resuelto, pero una vez en el salón de recepción todo son lujos. En cada espacio hay sofás, cuadros y muchas fotografías en las que aparecen los Reyes, Moratinos y hasta Zp. La sala donde hemos tenido el encuentro daba al jardín, que estaba cuidado hasta el más mínimo detalle. También he podido ver al fondo una piscina que debe hacer las delicias de esta gente en verano. Para ser sinceros, esta residencia es un oasis en medio del caos que representa Delhi.
Pero lo más importante del día de hoy para mí no ha sido charlar con una ministra que a la hora ya no se acordaría de mi nombre, sino el intercambio de teléfonos que he tenido con los demás compañeros. Me consta que son buena gente y, por suerte, no viven muy lejos de mi casa. Así que, a partir de mañana (que se va Pau y volveré a la soledad), usaré un poco más el móvil con el que les mandaré SOS.

07 febrero 2008

Té, carrom y Narbona

El cambio de la moto cada vez va peor. A veces, se separa el manguito y se pueden entrever los hilos que hay dentro. Entonces le pego unos golpecitos en el lateral y se vuelve a poner a sitio. Aún así, es una gozada ir por la ciudad en moto, adelantando a los autorickshaws y esquivando a las bicicletas.
Por fin he cobrado, lo he podido comprobar esta tarde en el cajero del Citibank que hay en Khan Market. He ido para sacar dinero (un buen fajo) y pagar unos billetes de avión para Goa. Me apetece ir cuatro días a una playa solitaria a descansar del bullicio, aunque para este oasis tendré que esperar tres semanas.
Esta noche hemos vuelto a cenar (Pau, Clara, Mar y yo) en un restaurante tan cutre como barato y gustoso que hay a diez minutos de mi casa. El trayecto se reduce a cinco si tomas un rickshaw y el tipo tiene buenas piernas. Después de la cena hemos vuelto a mi casa ya que a las chicas les esperaba un taxi. Ahora mismo deben estar volando hacia Bangkok. Espero que les vaya bien la vuelta al mundo que acaban de empezar. Pau, en cambio, se va a Bombay el sábado por la mañana, y el martes ya estará en Australia. A veces me da envidia sana pensar que mientras él vuelva al mundo seguro y limpio, yo aún estaré comiendo polvo y viajando en trenes con ratas. Aunque, pensándolo bien, el primer mundo puede esperar.
Una vez nos hemos quedado solos, hemos preparado té y hemos jugado al carrom. Antes, sin embargo, me ha hecho un par de fotos pseudo-eróticas con un fajo de billetes que tengo guardados entres los calzoncillos y que voy cogiendo para el uso diario. La foto, para los más atrevidos, está colgada en el link.
Tras las fotos, el juego y el té, nos hemos metido en la cama -cada uno en su lado- y a leer.
Mañana será otro día, y esta vez lo será con Narbona, que está de visita.
Bona nit.

Pd. Sílvia, t'ha arribat l'sms d'aquest matí? Espero que sí. Si no, felicitats!

06 febrero 2008

Blanco

Aunque me pongo el despertador un poco antes de las diez para abrir la puerta a Radu y aprovechar el día, casi siempre, y hoy no ha sido una excepción, tal como la saludo me vuelvo a la cama hasta pasadas las doce. Las conversaciones por skype todas las noches no ayudan a que regularice mi horario aquí, aunque, de momento, las necesito.
Hoy he vuelto a la Feria del Libro de Nueva Delhi. En esta ocasión para fotografiar a un sinfín de médiums i videntes que, en medio del pabellón que ocupa Rusia, el país invitado en esta edición, hacen negocio a base de timar al personal. Pero por lo que he visto -y fotografiado- a esta gente le va el rollo. De hecho, lo que me ha sorprendido más (a parte de que haya videntes en una feria de libros), ha sido un par de expositores en los que había unos pequeños cubículos para "conseguir energía positiva y desahcerte de las malas vibraciones". Y por lo que he podido ver, es todo un éxito. Tras hablar un rato con uno de los responsables, que por cierto tenía muchas ganas de endosarme uno de esos chismes, he descubierto que valen la friolera de 25.000 rupias, o lo que es lo mismo, más de 400 euros. Estoy pensando seriamente dejar la beca y empezar a construir con cuatro plásticos estos habitáculos.
Una vez he finalizado el trabajo y cansado de timadores he llamado a Ricardo, un tipo muy majo de Barcelona que lleva unos 5 meses en Delhi. Ricardo trabaja en una empresa suiza de compraventa de materias primas (cinc, plomo y esas cosas) y tras estar destinado un año en Perú y antes en Suiza ahora le ha tocado India.
La conversación que hemos tenido hoy mientras comíamos me ha ayudado mucho ya que él también andaba un poco desubicado las primeras semanas, aunque nadie lo diría al ver cómo se mueve ahora por la ciudad.
Me ha llevado a comer a un restaurante superpijo en Khan Market. Se llama 'Blanco', y, a parte de portero, trato exquisito y profesionalidad (aquí no tienen ni idea de hostelería), la calidad de la comida es alta. Además, el diseño del lugar y la terracita en la que hemos comido también han resultado un estimulante positivo, aunque todos estos elementos se han notado en la cuenta, ya que hemos salido a unos 10 euros por cabeza. Pero, mientras él, trajeado e impecable, me hablaba sobre transacciones millonarias y contratos de altos vuelos (no es nada fardón, que conste), he pensado que seguro que volveré a este lugar. Después hemos vuelto a nuestras respectivas oficinas, que se encuentran en la misma calle de Jor Bagh, y hemos acordado en llamarnos esta semana.
Al salir del trabajo, sobre las 22h, he ido directamente a casa, desde donde escribo ahora mismo mientras espero a que lleguen Pau y compañía de Agra, aunque antes he parado -y descubierto- en un supermercado que tiene de todo y está cerquísima de mi casa. En este súper he podido comprar un poco de todo para el hogar: papel de váter (que aquí es un lujo), pasta, coca-cola y hasta Oreo's!! El trato, además, ha sido exquisito, y en los apenas 10 minutos que he estado comprando me han dicho unas 20 veces Sir. Encima, uno de los dependientes ha insistido en llevarme la cesta de la compra mientras ojeaba las estanterías, a lo que, evidentemente, me he negado. Con esta variedad de productos y trato creo que han ganado un nuevo cliente.
Y ahora, en casa, estirado en la cama y con Amy Winehouse de fondo, estoy francamente bien. Aunque, los baches, acechen a la vuelta de la esquina.

05 febrero 2008

Entre libros paso el día

Hoy he sido un poco más periodista. Me he levantado tarde, esclavo de skype la madrugada de ayer, me he vestido rápido y he salido escopeteado, a lomos de mi super moto, a Prgati Maidan, el recinto ferial de Nueva Delhi. El objetivo era cubrir la 18ª Feria del Libro de Nueva Delhi. El lugar es gigante, y paseando entre expositores, me pareció estar en el primer mundo. Libros, libros y más libros.
Mucha gente rubia en el hall 7. Y es que este año, Rusia es el país invitado. He hecho algunas fotos y entrevistas, aunque mañana volveré para hacer más y pulir el texto que ya tengo perfilado. A ver si compro algún libro de Tagore o sobre Nehru.
También he podido conocer un par de españolas que trabajan en el Instituto Cervantes de aquí, y que llevan la friolera de 7 y 4 años residiento en Delhi. Me merecen toda la admiración del mundo.
Después de deambular un poco los stands internacionales, he vuelto al parking (un descampado polvoriento) y he intentado arrancar la moto. El secreto para encenderla, tal y como me explicó un indio la semana pasada que me las vio pasar canutas, es inclinarla hacia ambos lados (hasta que toque casi el suelo) para que la gasolina vuelva al motor. Si no se hace esto, no hay quien la encienda.
Una salida al día para cubrir algún acto me aporta energía y felicidad. Me mantiene la cabeza ocupada y también me hace sentir un poco más útil, que no es difícil. Ayer, aunque piqué pocas notas, una de ellas fue publicada -intacta- en muchos periódicos españoles. Es el caso de la tenista india Sania Marzia, que se niega a jugar en el Abierto de Bangalore para no levantar polémicas con los musulmanes conservadores indios. Y cuando esto sucede, a uno le entra una sonrisa complaciente.
A ver si quedo con alguien para tomar una cerveza. Si no, una peli y a dormir, que mañana será otro día.

Anotación segunda

Los sijs moteros no pueden llevar casco.

04 febrero 2008

Benarés-Vanarasi

Esta ciudad con doble nombre, el primero se lo pusieron los británicos y el segundo los indios, es la ciudad santa de los hindúes además de ser visita obligada para cualquier turista que viaje a la India. Se encuentra a las orillas del Ganges, a 1200 kilómetros de Nueva Delhi, y en el año 2005 tenía una población estimada de unos 2 millones de habitantes (aunque no sé como se atreven a dar censos en este país). Benarés ha sido mi primer viaje fuera de la capital, y ha resultado ser un estímulo para que haga otros muchos.
El viernes pasado me pasaron a buscar Pau, su novia y la hermana de ésta por el trabajo sobre las 20 horas. Allí cogimos un taxi y en menos de una hora nos plantamos en la estación de ferrocarriles de Nueva Delhi (que no es la única).
Delante del imponente y feo edificio gris, estaban aparacados decenas, por no decir centenares, de taxis y autorickshaws que esperaban clientes. Aún no habíamos pagado al taxista cuando varios deambulantes ya nos ofreceían ayuda para encontrar el andén de nuestro tren. Muy gentil la gente de Delhi.
Dentro del edificio, el trajín era constante. Gente con grandes maletas, bolsas de plástico y mantas enrolladas caminaban de un lado para otro. Decenas de personas, en cambio, aguardaban a que llegara su tren estiradas en el suelo con varias mantas que les cubrían el cuerpo entero. Mientras comíamos un tentempié antes de que saliera nuestro tren, vi como ratas de tamaño considerable campaban a sus anchas por los andenes, y no sólo por las vías.
A los pocos minutos anuncieron nuestro tren en la vía 8. Allí estaba estacionado un gusano metálico larguísimo, no muy viejo pero cutre de cojones. Las ventanas tenían rejas, y la gente que ya se amontonaba dentro de los vagones como animales. En el nuestro, cada uno de nosotros ocupó la "cama" que le había tocado y, tras unos minutos de conversación, nos metimos dentro de nuestros respectivos sacos para dormir. Aunque lo intentamos, una legión de vendedores ambualntes que pasaban sin cesar por los estrechos pasillos ofreciendo a gritos "chai" (té), comidas varias o refrescos, nos impidió conciliar el sueño hasta pasada una hora larga. Con el vagón más calmado y con el traca tra del tren de fondo, pude cerrar por fin los ojos. La sinfonía de ronquidos que venían de otros compartimentos fue el último obstáculo para llegar a la fase r.e.m.
Tras más de doce horas de viaje llegamos a una no menos bulliciosa Benarés. Allí, más taxistas con el símbolo del dólar en los ojos nos esperaban. Llegamos al hostal a los pocos minutos, aunque por el camino por poco no atropellamos (nosotros no, sino el taxista) a varias vacas, cabras, perros, personas y rickshaws. De todo un poco.
Nuestro hostal, el Ganpati Guest, estaba pegado al Meer Ghat, una buena zona para visitar la ciudad. Los ghat son las escaleras que dan al Ganges y en las que miles de personas se bañan cada día, se "purifican", lavan la ropa, juegan, etc.
Después de instalarnos en dos habitaciones salimos a dar una vuelta. Nos bastaron diez metros para comprobar que no nos iban a dejar en paz en todo el fin de semana, ya que mucha gente por la calle nos ofrecía paseos en barca (eran unas canoas cochambrosas), masajes en la misma acera, hachís y mil servicios más por los que no pagaría ni una rupia. Durante el paseo vimos como una procesión de unas quince personas, algunas de ellas tocando tambores y flautas, llevaban el cuerpo sin vida de un mono al río. El pobre animal tenía la cara desfigurada, posiblemente debido a un atropello, y aquella gente, que por supuesto no era familia, lo tiró al agua desde una barca. Eso sí, después de honrarle con una cermonia digna de un jefe de estado.
Conocimos a un catalán que estaba visitando la India solo por segunda vez, y nos llevó a tomar un chai a un puesto callejero en un ghat bastante lejos de nuestro hostal. El "bar", consistía en un par de ollas encima de unos fogones portátiles, unos cuantos vasos y un toldo de tela (colgaré la foto en "mis fotos indias"). Le plantamos cara a la situación y nos atrevimos a beber ese té compuesto sólo de leche acompañado de especias y gengibre. Pasará a los anales de mi memoria ver como hablaba con nosotros mientras con las dos manos pelaba unas raices y se tocaba los pies negros descalzos a la vez. Los presentes sabíamos que este buen hombre lavaba los utensilios y los vasos con el agua del Ganges, una agua que, según Lonely Planet, contiene 1.500.000 particulas fecales cuando lo máximo recomendado para el baño es de sólo 500. Pero aún así, engullimos la bebida.
Tras la proeza seguimos con el paseo y nos metimos en el restaurante de un hotel, el Haifa, a comer.
Por la tarde cogimos un par de rickshaws para ir a visitar el Templo de los Monos. En la entrada te cachean y te obligan a dejar todas las bolsas en unas taquillas. Dentro, te tienes que descalzar para pasear entre perros, monos y fervientes seguidores de un Dios concreto cuyo nombre no recuerdo. Es curioso ver como los devotos, muy devotos aquí, hacen cola para ofrecer al Dios dulces, dinero y flores. Mientras andan, rezan o esperan, cantan diferentes versos, y de vez en cuando pegan un grito todos juntos. La verdad es que, como ateo convencido que soy, me dió un poco de yuyu tanta ceremonia y tanta devoción. Sin duda, me quedo con las misas católicas vacías de España; al menos allí no hay monos que te salten a la cabeza ni moñigas de vacas que puedas pisar descalzo.
El domingo por la mañana nos despertamos temprano para ver salir el sol, pero una densa niebla, junto con el humo que desprenden sin parar los crematorios de la ciudad, impidieron que las vistas que teníamos de los ghats desde la terraza del hostal fuera nítida. Aún así, bajamos a dar una vuelta por la calle y nos acercamos a ver uno de los crematorios. En estos sitios no se pueden hacer fotos, aunque te invitan que te acerques hasta escasos metros donde en una pila de madera los intocables están quemando un cadáver. Según cuentan aquí los falsos guías, en los crematorios de Benarés se incineran unas 300 personas al día, aunque, sinceramente, la cifra me parece un poco abultada. Para los hinúes, aquél que muere en Benarés consigue la 'moksha' (liberación), y por eso muchos viejetes vienen a esta ciudad a expirar sus últimas bocanadas. Es todo un espectáculo ver varias pilas de madera ardiendo a la vez, y sorprende aún más contemplar cómo decenas de hindios se acercan al crematorio para charlar de sus cosas, como si fueran al fútbol.
El show nos abrió el apetito, y tras un paseo por la calle comercial de la ciudad (que parece la calle Pelayo o Preciados), nos metimos en un apacible patio interior para comer en una terraza. Aunque lleve un mes aquí y vea a decenas de personas cada día sacarse los mocos, escupir, mear o tirarse pedos sin pudor, me sorprendió que un camarero del restaurante se tirara un sonoro eructo a escasos metros de nosotros.
Al anochecer (aquí oscurece sobre las seis), cogimos un barquito que da vueltas por el Ganges y vimos desde el agua el mismo crematorio y un espectáculo que hacen cada tarde unos bramanes con fuego y flores en la riba del río. El show es una tomadura de pelo, y creo que lo hacen más para los guiris, que se amontonan en varias barquitas, que para la población local. El crematiorio desde el agua, en cambio, impresiona mucho más. Sobretodo si es de noche y el gondolero (por así decirlo) tiene los huevos de acecarte hasta el margen del río, donde tiran las cenizas de los cuerpos carbonizados.
Me sorprendió también que en esta ciudad tan sucia, caótica, mística y gris, viera a un montón de turistas japonenses, muchos de los cuales llevaban una mascarilla de cirujano que les cubría la boca y la nariz para evitar los hedores.
El domingo por la noche, sobre las 23 horas, cuando las calles de la ciudad estaban completamente vacías, y en las aceras sólo se amontonaban mendigos, dejé a mis amigos en el hostal para coger un rickshaw y acercarme hasta la estación de trenes. El conductor temerario, amaparado por la oscuridad, me llevó en menos de diez minutos a la Varanasi Junction Station, la principal estación de la ciudad.
En el suelo del vestíbulo principal se amontonaban decenas de mantas de mil colores, como en Delhi, y debajo de cada manta se acurrucaba una persona o una familia entera. En los andenes dormitaban más viajeros, cansados antes de emprender el viaje. Las ratas campaban por doquier, y unos monos hacían travesuras robaban parte del equipaje a una pareja que esperaba su tren.
El mío llegó con retraso, pero una vez dentro del vagón, le pedí al hombre que ocupaba mi cama que se largara a otra parte y me acurruqué dentro de mi saco, usando la mochila como cojín y con las pertenencias bien agarradas. Tras 15 horas de viaje, pues se fueron acumulando retrasos, llegué a Delhi. Cansado y sucio he ido al trabajo y ahora, cuando aquí son la 1:45 de la madrugada cuelgo este post. Las fotos de viaje en el link, como siempre.

31 enero 2008

Compartiendo Ferreros Rocher con el Embajador

(Aclaración: de hecho no los he compartido, pero hoy he dado el primer paso para que este título sea cierto).

Las cosas se animan en Delhi. Al menos para mí. Hoy ha sido un día movido, por fin.
Lo primero que he hecho al despertarme, a parte de decirle a Radu en la entrada de mi piso y con la boca seca que no hacía falta que currara hoy (el piso está impecable y no tengo gallumbos sucios que lavar), ha sido dirigirme a la Embajada de EspaÑa, coñe. Allí, como buen español, me he registrado "como ciudadano residente en la India" y he dado mis señas, con la intención, evidentemente, de que me manden invitaciones a saraos diplomáticos. Lamentablemente, no ha sido el embajador en persona, Ion de la Riva (fundador de Casa Asia) quien me ha atendido, sino un indio oscurito y más bizco que el hermano feo de los Calatrava.
Una vez he cumplido con mi deber, o duty, me he desplazado a Khan Market, un centro lleno de negocios de todo tipo al que van a comprar los familiares de los diplomáticos (porque se encuentra en el barrio de las embajadas y porque hay tiendas pijitas). En el Citibank que hay allí he podido comprobar que aún no he cobrado este mes. Para celebrarlo, he comido de pie en un puesto callejero por unas 60 pesetas. Sí, el cocinero tenía las manos más negras de lo deseable, pero la comida no estaba nada mal y el precio tampoco. Al terminar el último bocado, yo y mi ardor de estómago nos hemos trasladado hasta Jor Bagh 94, donde está la oficina.
Después de pocas horas de curro, he cogido mi "nueva" moto para llegar al Indira Gandhi Centre, un edificio multifuncional rodeado de vegetación que se encuentra en el corazón de Delhi. Allí es donde ha tenido lugar la inauguración de la exposición de títeres ibéricos. Y ha sido también allí donde me he codeado con diplomáticos y parte de la jet set india.
Mi asistencia al acto estaba motivado por la necesidad de entrevistar a algunos de los organizadores de dicha muestra, tomar fotos del evento y ver in situ qué coño tenían dichos títeres para despertar tanto interés y un despliegue de medios acojonante. Pues bien, la cosa no ha ido nada mal y he podido hacer los primeros contactos (lástima que me dejé mis tarjetas de presentación de Barcelona). También he asistido a un espectaculo surrealista de Joan Baixas, con el que inauguraban la exposición, y he podido ver dicha muestra, titulada "Ventana al títere Ibérico". Las marionetas valen mucho la pena, sobretodo por su diversidad, y no sé si es porque aún carezco de vida social, pero este género me ha despertado un interés desconocido hasta la fecha, hasta el punto de que ahora pagaría por ver un espectáculo de estos.
Después de dar algunas vueltas por el recinto, he cogido de nuevo la moto. Bueno, primero he tardado diez minutos buenos en arrancarla, pero ya explicaré los secretos de este vehículo en un post en exclusiva. Ya en la carretera y usando los brazos extendidos a modo de intermitentes (no pateixis mama que no corro cap perill), me he dirigido hacia mi casa.
En todo New Friends Colony no había luz, y es que se ve que en los paises pobres se corta el suministro cada dos por tres. Que costumbres más raras tiene esta gente. Mientras esperaba a que llegara Pau con sus amigas (venían de pasar unos días playeros en Goa), he encendido algunas velas y, para que negarlo, me he puesto romanticón. ¡Ah!, también he conocido al matrimonio de indios jóvenes que viven en el piso de al lado. Para ellos (y para las cuatro dientes que le faltan a él) también dedicaré un post otro día.
Al llegar Pau y compañía nos hemos pedido unas pizzas, y mientras no llegaban hemos jugado al carrom (desde que le he puesto polvos de talco va finísimo). Tras varias horas de charla nos hemos acostado. Aquí ya son las 02:57.
Mañana más curro, y por la noche...a Benarés!
Hasta el lunes. Feliz finde.

Pd. He puesto nuevas fotos en el link "mis fotos indias".

29 enero 2008

Farhad el seductor

Farhad es un joven periodista afgano que trabaja como corresponsal en Kabul. Educado, risueño, con un perfecto inglés y con dotes de galán, es un gran personaje que tuve la oportunidad de conocer (bueno, sólo superficialmente) ayer.
Coincidí con él en la cena a la que nos invitó la empresa. Creo el motivo de tal evento era una mezcla entre darnos la bienvenida y celebrar de manera tardía la Navidad.
El restaurante escogido fue un libanés bastante fashion situado en Vasant Lok (a la corta distancia de 14 kilómetros de mi casa, como comprobé en el rickshaw de vuelta), con reservados repletos de cojines y sofás. Para entrar en estos espacios íntimos, que en el fondo eran la gracia del local, tenías que descalzarte, aunque nosotros, al ser un grupo medianamente numeroso, nos tuvimos que conformar con unas clásicas mesas y sillas. En este local, frecuentado por guiris y locales con pasta,
se come bastante bien. Y variado, lo que se agradece. Aprovechamos para fumar una hookah de manzana y yo probé un cóctel indio.
Pero lo que más me sorprendió de la velada, a parte de un seductor Farhad vestido cual George Clooney, fue el modo en el que los del restaurante nos echaron. Al ver que pasaba de medianoche y ningún reservado se vaciaba (y nosotros seguíamos charlando en nuestra mesa), empezaron a hacer obras allí mismo con un TALADRO. Evidentemente cogimos los bártulos y nos retiramos hacia nuestras respectivas casas.
Educados y sutiles estos indios...

Motorizado, al fin

Hoy martes ha sido un gran día. No he entrevistado a Manmohan Singh (el primer ministro de la India) ni he salvado a un niño de ser atropellado por un tren, pero, no obstante, he conseguido la tan ansiada moto-carraca y he cubierto un acto fuera de la ofcina. Ambas cosas han resultado un logro.
El día en la oficina ha sido normalito. Cada vez escribo más noticias, aunque aún me las editan (y mejoran mucho) y siento que estoy a años luz de ser autónomo. Hoy, por ejemplo, sólo he escrito sobre el descalabro del mercado de coches de lujo en Bangladesh (http://www.terra.com/noticias/articulo/html/act1117262.htm), y sobre el cada vez más evidente conflicto bélico en Sri Lanka (para quien no lo sepa se están matando entre la guerrilla tamil y el ejército ceilanés de una manera que da gusto).
Pero al acabar la jornada me he acercado al Habitat Centre -donde vi una película no hace muchos días- ya que una compañía española de marionetas (más que española vasca y vasca del verdad) actuaba en el marco de un festival de dichos monigotes. Sé que no debuto con un gran tema, pero por lo menos es curioso.
El espectáculo ha sido entretenido, y la barrera del idioma (los actores no tenían ni papa de inglés) la han salvado con un número muy original. No sé que saldrá de todo esto, pero al menos espero escribir una crónica i no limitarme a repetir las noticias que otros dan.
Pero más importante para la construcción de mi vida social y la adaptación a la ciudad ha sido la compra de una vieja vespa por unos 100 eurillos. Los intermitentes no funcionan, y uno de los frenos tampoco, así que me tengo que conformar con frenar con un rudimentario pedal que se encuentra donde se apoyan los pies. Pero bueno, de momento me las apaño, aunque tan pronto como pueda la llevaré a un mecánico para que me solucione estos problemillas.
Volviendo del Habitat Centre a mi casa, conduciendo por primera vez por Mathura Road, me he podido desquitar del odioso ruido que emanan las calles en Delhi y he pitado a la mínima que oportunidad que he tenido. A veces, sin venir a cuento. Ahora espero que mañana arranque el viejo motor que aguarda una seductora carrocería verde. Prometo fotos de mi enamorada en breve.

27 enero 2008

Anotación primera

No hay indio calvo.

Pudja, o cómo infiltrarse entre indios hindúes

Así es como se leería en castellano, más o menos, la palabra religiosa con
los que los hindúes definen cualquier tipo de ceremonia; ya sea por un nacimiento; una muerte; una boda. Hoy, domingo 27 de enero de 2008, he asistido a mi primera Pudja (esta vez era un bautizo), invitado por mi compañera, y ya amiga, Shilpi.
El caso es que el sábado a media tarde me tenían que llamar para ir a una fiesta de unos españoles que aún no conozco. Pero antes de recibir esta llamada el nombre de Shilpi iluminó mi teléfono móvil. Estaba por el centro con su novio y me preguntaba si quería ir al día siguiente, es decir el domingo por la mañana, al la pudja por el nacimiento de un primo suyo. Le dije que perfecto. Fue entonces cuando, animada por mis ganas de conocer la cultura local, se envalentonó y me propuso que fuera a su casa a dormir porque el acto se iba a celebrar muy temprano. Me lo pensé dos veces, pues eso no lo tenía previsto, pero la seductora idea de conocer a su familia y
de ver una ceremonia religiosa me empujó a aceptar. Así que, tras mi sí, vino a recogerme a casa. Llegó a los pocos minutos y, mientras preparaba mi bolsa de mini viaje, me preguntó si me importaba que viniera a mi casa su novio, Durkeish (o algo así), con el fin de conocerme.
La versión real, creo yo, es que el chico, que me temo algo celosón, quería conocer en directo el tío que tanto frecuentaba su novia (y conocer donde vivía, supongo, por si me tiene que partir las piernas en un futuro). Así que, a la media hora ya estábamos tomando los tres un té en mi desangelado salón y jugando al carrom (ya le dedicaré una entrada a este juego) que me regaló para mi cumpleaños Pau. Carantoñas los que queráis, pero besos ni uno (entre ellos, claro).
Al terminar la partida nos despedimos. Él se fue a su casa, tranquilo al ver que yo era un tipo inofensivo y que no cumplía los cánones de europeo-sueco cañón, y Shilpi y servidor nos encaminamos hacía su casa, que está a unos 45 minutos de la mía.
Por el camino me dio tiempo de ver muchos complejos iluminados en los que celebraban bodas. Y es que se ve que es al época de bodas aquí. Bueno, más que bodas, lo que vi desde la carretera eran auténticos bodorrios, así como un par de autorickshaws con 7 personas dentro. Lo típico.
Mr. Singh, que así se llama el padre de Shilpi, nos abrió, con una sonrisa en la boca, la puerta de su casa. Es una hombre de unos cincuenta años, alto, moreno,
con bigote negro espeso y tez clara. La barriga que posee le dota de un aire de poder. Maneja un inglés muy completo y, gracias a los múltiples viajes de negocios que ha hecho por Europa, es de mentalidad abierta.
Nos sentamos en un sofá que había en la entrada y al poco vino la madre, ataviada con una bata y un gorro de lana. En ese momento comprobé que el frío no es exclusiva de mi piso. Tomamos un té (Shilpi me confesó que eran "tea freaks", es decir, adictos al té) acompañado de unas pastas dulces moldeables como la plastilina y de color petróleo (que reciben el nombre de halwa). Luego me sirvieron la cena a mi sólo, ya que nadie más quiso comer, en el mismo sofá. En un bol pequeño había comida de astronauta, es decir, un potaje verde (jichri) compuesto por arroz y algo más que no entendí. De acompañamiento, un pan relleno (prata roti). Tras acabar el plato, y siendo el centro interés de la habitación, nos retiramos a dormir. Antes de de acostarnos, sin embargo, Shilpi me enseñó las fotos de la boda de su hermana mediana y me contó los rituales hindúes para tal empresa. Que si los novios tienen que intercambiar un collar de flores; que si el prometido le regala un collar (mangalsutra) y le pinta la frente de color rojo a la chica; que si tienen que dar 7 vueltas a una pequeña fogata que ponen en el centro etc. Después de la sesión nos fuimos definitivamente a dormir.
A mi me tocó un dormitorio al lado del de Shilpi, con baño incorporado (un agujero en el suelo, vaya). Me cedieron el único mini calefactor que tenían y me puse a dormir. Me hizo gracia ver que esa estancia, como todas las demás, atesoraba multitud de objetos y pinturas que representaban dioses y que bien se podrían usar como amigo invisible en España (sólo para casos de venganza, claro está).
Serían pasadas las doce de la noche cuando ya no se escuchaba nada excepto los silbidos que da el vigilante que hace ruta por el vecindario, que silba para advertir a los ladrones de que está merodeando la zona, y los pitidos de camiones que pasaban a lo lejos.
Cuando me he levantado hoy, serían las 9, lo primero que me ha pedido Shilpi ha sido perdón. Al no entender de qué iba el tema, le he preguntado el por qué de su actitud, y ha puesto una cara de sorpresa. Se ve que un pariente lejano suyo algo mayor, que está como una regadera, lo encerraron anoche en la habitación del último piso porque no paraba de cantar, golpear muebles y hacer el indio (jeje). Este sujeto se presenta una vez al año a su casa para pasar unos días a gastos pagados. Gracias a mi capacidad de mi hipnosis, ni me he enterado.
Así que, tras la aclaración, hemos desayunado al tiempo que han empezado a llegar los primeros invitados (se esperaban unos 100). A algunos de estos familiares, concretamente los mayores y de "mayor prestigio", Shilpi los saludaba besándose la mano y tocándoles inmediatamente los pies.
En una carpa cercana a la casa, los cocineros (unos diez) se apremiaban a preparar los platos que se comerían más tarde.
Cuando ha llegado el 'cura' (bramán en este caso) se ha reunido en una pequeña terraza con la familia que ya estaba presente (la mayoría, con buen criterio, llega justo a la hora de comer), y han empezado la ceremonia, la 'pudja'. En este caso se hacía porque en la familia había un recién nacido, y es la manera que tienen de asegurarle buenos augurios (y para el cura es la mejor manera de sacar una buena tajada a base de cuatro cánticos y un par de velas de incienso). Se ve que, en el caso de los nacimientos, se hace a los seis o doce días de que el parto haya tenido lugar.
El bramán va cantando unos cuentos recogidos en un libro que consulta cuando anda perdido, y algunas frases las repite la congregación. Después de una hora dándole que te pego, ha llegado lo interesante. En un bol de cerámica han puesto leña, azúcar, especies, flores...no sé, un poco de todo, y le han prendido fuego. Entonces, cada uno de los presentes ha echado unas hierbas en el bol. Tras ese paso, todo el mundo se ha levantado y se han repartido las frutas y los dulces que se habían puesto en el centro para la ocasión. Inmediatamente después, todos estos alimentos se comen, ya que si no el niño estaría gafado para siempre.

(Me he saltado algún paso, pero es que la ceremonia es muy larga y compleja.)

Al final, como en cualquier religión que se precie, pasan un platillo que se llena de billetes. ¿Para quién? Pues para el cada vez más risueño bramán, que, con tanto nacimiento, muerte y boda, se hace de oro. La ceremonia es muy colorida; está llena de pequeñas fogatas; alimentos; cánticos y parafernalia varia. Lo que tal vez me ha chocado más ver cómo la gente iba y venía. Y es que, si les suena el móvil se levantan sin pudor alguno y se van a hablar a otro sitio.
Tras el acto, que incluye mil plegarías para conseguir la paz mundial y no sé cuantas bondades más, los asistentes (cada vez hay más) se han puesto una
marca en la frente en señal de bendición. Y yo, que no he querido ser menos, me he puesto la mía. De hecho he realizado todas las acciones que han hecho los demás. Es más, algún viejete que dominaba el inglés me ha explicado sobre la marcha cada ritual, a la vez que me bendecía de arriba abajo.
Al terminar definitivamente el "show", todo el mundo ha bajado a la calle para hacer tiempo antes de comer. Los cocineros, con sus manos roñosas y sus ollas mugrientas a rebosar de comida de todo tipo, ultimaban los detalles finales. Se ha dado el pistoletazo de salida y, como en las rebajas de El Corte Inglés, la gente ha corrido cual estampida hacia el buffet libre para degustar los (picantes) platos que se habían cocinado.
Paralelamente, han empezado a llegar los últimos primos, amigos y conocidos. Yo, como ya me imagináis, me he puesto las botas. He probado casi todos los platos, incluidos los dulces, aunque mi estómago me ha amenazado con una huelga indefinida si repetía. Así que un único viaje al buffet me ha bastado para saciar el apetito esta vez.
Unos pocos perros, conocedores de la tradición, aguardaban su momento para atacar a los restos de comida. Durante el acto, al que he asistido como único representante del mundo occidental, he conocido algunos familiares de Shilpi y he visto la criada de su hermana, una india de piel casi negra que, por el módico precio de 3.000 rupias al mes (unas 9.000 pelas), le hace de chacha los 365 días a la semana. Una siesta tras el ágape ha sido lo último que he hecho en casa de Shilpi.
Después del sueño nos hemos ido de compras con su novio y los amigos de éste, que nos esperaban en un centro comercial cercano. Hemos dado varias vueltas por un par de ellos, pero, al comprobar que desgraciadamente no tenían mi talla en la tienda Levi's (en la que vendían en oferta unos tejanos por 20 euros), y que el estilo de ropa de esta gente difiere diametralmente del mío, me he desanimado un poco y he desistido. Por hoy. "Tendré que adelgazar o buscar una tienda de tallas grandes", he dicho para
mis adentros.
Eran ya las siete y negra noche en la calle cuando nos hemos tomado un té en un garito cercano al 'mall'. Después del té, Shilpi por un lado y yo por otro, con los chicos (que viven en la zona sur de la ciudad, como yo), nos hemos marchado. Por el camino hemos golpeado a una moto que casi se cae, pero por las risas que ha habido en el coche he comprobado que estos incidentes son pequeñeces aquí.
Ya en casa, una ducha reparadora me ha dejado como nuevo. Me he afeitado (aquí lo hago con más frecuencia que en Barcelona), y he vomitado todas las experiencias en este blog.
Uff, que a gusto me he quedado.

PD. Las fotos del día están colgadas en el link "mis fotos indias".